25 de enero de 2013

Al invierno, frío y temporales, buena cara y buen remedio...

Mis querid@s amig@s, por fin haciendo caso omiso a la crisis que ultimamente esta padeciendo mi blog (pues está parado como la mayoría de los españoles), hoy un alma caritativa se ha dignado a contar y colocar unas poquitas imagenes para que podáis ver que aunque con muchos años, todavía intento llevar mis achaques como mejor puedo.

Y es que según mi mamí, el otro blog Miradas desesperadas es mucho más importante que el mío, puesto que a mí, ya me adoptarón, tengo la suerte de tener una familia, un cómodo hogar y demasiados mimos y allí se muestran muchos que como yo, buscan una familia como la mía.

El invierno a venido con fuerza, pero a pesar de ello cada día aunque el moquillo se congele, nos preparamos y los paseos no nos faltan, ya que si no, mis músculos se atrofian, se engarrotan y no conviene que eso ocurra a mi edad.


Todavía queda hierba fresca para hincar los dientes, que es el mayor placer para mí, a pesar de los cabreos que esto depara porque después espero a vomitar dentro de casa.


Durante estos días hemos estado esperando con curiosidad y temor la ciclogenesis explosiva que anunciaban   que iba a recorrer toda la península, expectantes todos y yo preparado por lo que iba a venir....no ha venido nada, excepto la limpieza de los ríos por el si acaso....
Limpieza que ha dejado nuestros caminos por los que paseamos, llenos de lodo y a falta de todo tipo de  vegetación, han cortado arboles a diestro y siniestro, sin ton, ni son...por ello sentimos una gran pena y tristeza, todos esos arboles y preciosos arbustos han sido arrancados con verdadera crueldad y sin pensar que esa maravilla de la naturaleza, tardará muchisimos años en volver a brotar y que Tato, ya no los verá....

Camino de antes del desastre....


 El mismo camino destrozado.....

La culpable ciclogenesis de todo fue así, la gran riada (mirar con el ímpetu que baja el agua, porque yo no la veo) que dio lugar a que se cargarán todos los árboles de la orilla del río....

Eso sí, yo preparado para las inclemencias del tiempo.



Yo para no ser menos, observo extasiado lo que todos ven.


La gran crecida del río, la que se auguraba catastrófica, no fue nada más que esto....






Y como la falta de los arboles, arbustos y lodo, todo acompañado de la gran riada donde (según mi mamí) nos podemos ahogar, buscamos un sitio más seguro, más cementado, aunque no más bonito....

Luna tiene la necesidad de correr tras su pelota....


Y corre y corre tras ella....


Y yo miro y me gritan ¡¡Tato corre tú también!!
pero no ven que con esta especie de armadura, no hay quien corra....


Y Luna sigue....


Y ahora ¡¡hasta mañana! Y QUE NADIE SE RÍA..
"Total, solo por unas gotas, ya me gustaría a mí ver a much@s con mis años...."


Lametones de Tato.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...